¿Cómo hablar de sexo con mi pareja?

Muchas de las consultas que un/a sexólog@ debe responder son en relación a las quejas, los miedos, los conflictos y las diferencias que muchas personas tienen con su pareja a la hora de convivir y de tomar decisiones: “No me escucha, no habla, no me dice lo que piensa, no le entiendo, me siento incomprendid@… La comunicación es la clave para formar ese equipo que queremos como proyecto de vida en pareja.

Pero… ¿y en la cama?

seduccion

 

¿Cómo puedo decirle a mi pareja que no me gusta la rutina en la cama? ¿Que hoy no me apetece? ¿Que hoy sí me apetece? ¿Cómo puedo proponer juegos o posturas nuevas? Me apetece probar una fantasía, ¿Y si no quiere? ¿Y si no le gusta?

 

 

Todos vivimos nuestra sexualidad de forma distinta, tenemos diferentes experiencias, recuerdos, apetencias y estilos diversos, y transmitirlo cuesta. Si no hay confianza ni seguridad en uno mismo, la pregunta y la posible respuesta de nuestra pareja nos aterra.

Os quiero dar algunas pautas para armaros de valor y lograr aquello que tanto os apetece compartir con vuestra pareja.

Primero, haceos una lista de aquello que queráis innovar en vuestra vida sexual, lo que necesitáis, donde lo querríais hacer y en qué momento. Debéis visualizar en vuestra mente erotizada el escenario de la acción, para así ganar seguridad en todos aquellos elementos que entran en juego para lograr vuestro objetivo. Pero, ¡cuidado con las expectativas! Un consejo muy bueno es ser flexible en las posibles respuestas que ocurran en esa proposición, recordad que ¡El sexo es diversión! Nadie debe sentirse obligado a hacer algo que no quiere y todo el mundo tiene derecho a cambiar de opinión mañana, lo principal es ser respetuoso con nosotros mismos y con nuestra pareja.

Aquí entra en juego la sutileza, la sensualidad, la curiosidad, el misterio… Si es la primera vez que os sentís con esta necesidad, recordad que sois dos (o más) en la cama, conocéis a vuestra pareja y seguro sabéis encontrar aquellas palabras, esos susurros que tanto le gustan y que facilitan la introducción de un cambio.

El segundo consejo es empezar por algo pequeño. No queremos asustar a nuestr@ compañer@, a veces si somos demasiado directos la respuesta del otro puede ser negativa, puede sentirse abrumad@ y el resultado no será bueno para ninguno de los dos. Por ejemplo, ya habéis destapado la magia del erotismo y en el punto álgido le decís: “Cariño quiero tener sexo anal, ¿lo hacemos?”. Es una manera un tanto directa que solo abre dos puertas: un Sí o un NO.

Debemos ser cautos e introducir poco a poco el juego. Un día podéis simplemente hablar de esta práctica, saber su opinión, si alguna vez lo ha querido probar, si ya lo ha hecho… o si os gusta más ser sinuosos, podéis mandar algún video erótico sobre lo que queréis proponer y un mensaje bien picante para introducirlo ya en vuestra vida sexual.

A veces las palabras no son nuestro fuerte, pero sí que sabemos tocar, acariciar, apretar, masajear y besar. La comunicación no verbal es muy importante y nos ayuda a expresar aquello que con palabras no sabemos o no nos atrevemos. Por ejemplo, si queremos probar algún vibrador podemos dejarlo en la mesita de noche, ponerlo en la mano de/la compañer@, acariciar con él el cuerpo y utilizarlo en zonas alejadas de los genitales… y otro día vais más allá.

Es muy aconsejable hablar de sexo con la pareja, saber cómo se ha sentido, qué le ha gustado más, cuál es su sensación y si quiere repetir. Igual de importante es expresar nuestro bienestar, hemos propuesto algo nuevo y tanto si ha ido bien, como no tan bien, es positivo ser sinceros y seguir con el juego. No hay ni ganadores ni perdedores, sólo experiencia, sensaciones, placer y descubrimientos. Nadie es experto, en la cama no hay reglas ni normas si se hace con respeto y protección.

Podéis hablar de esta experiencia fuera del dormitorio, escoged un lugar relajante y neutro, donde los dos os sintáis a gusto y sin presión. Cuando hayáis decidido qué expresarle, empezad siempre des de el “yo” (“me ha gustado mucho cuando… me siento muy bien cuando… me gustaría aún más si….) siempre procurad buscar el punto positivo y hablar de emociones agradables, evitad las críticas y reforzar mucho lo que sí que os ha gustado.

Abrid bien las orejas y escuchad, ya que vuestra pareja seguro que os da más información y os ayudará a que la próxima vez sea aún más placentero. Para él/ella también ha sido algo nuevo, nos importa mucho lo que nos dice y debemos transmitirle que le/la entendemos, mostrad interés: ¿Qué sensaciones se le han despertado? ¿Qué le ha sorprendido? ¿Quiere repetir?

Por último, leed y hablad de sexo, hoy en día podemos ver erotismo por todas partes pero seguimos con tabúes y creencias erróneas. Cuanto más conozcamos sobre la sexualidad humana, sobre lo que es común y lo que sucede en muchas parejas, mejor podremos manejar estas situaciones que deseamos pero que nos generan miedo y desconfianza.

Espero que estos consejos os ayuden a lograr esos pequeños objetivos y que juguéis y os divirtáis aún más en vuestros encuentros sexuales.

¡Animaros a dar y recibir placer!

Anna GarrigaAnna Garriga Martín es colaboradora de Sex Academy Barcelona. Psicóloga especializada en terapia sexual y de pareja

Si te ha gustado, ¡comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on Pinterest