Cómo mantener una buena higiene genital

El cuerpo a lo largo del día va segregando una serie de substancias, como el sudor, que provocan cierto olor y humedad en la piel. Si no nos lavamos y secamos correctamente es muy probable que en algún momento se contraigan infecciones o problemas de salud.

De todas formas ten en cuenta que la higiene íntima en exceso es mala, pero también la insuficiente.

higiene-intima-610x250

¿Por qué debemos tener una buena higiene en el ámbito sexual?

Por varias razones. En primer lugar, por nosotros mismos. Si nos duchamos diariamente mantendremos un buen olor que hará que las personas se sientan atraídas por nosotros y, también tendremos una apariencia más cuidada. Esto ayudará a mejorar nuestra autoestima al vernos mejor, estando a gusto con nosotros mismos.

En segundo lugar, por respeto hacia la persona, o personas, con la que vayamos a mantener una relación sexual. Así los olores o la suciedad no entrarán en juego, y el encuentro no se verá frenado por ningún contratiempo.

En tercer lugar, para evitar el contraer cualquier tipo de infección que pueda dañarnos a nivel de salud. Es conveniente apuntar que los fuertes olores de la zona genital suelen ser síntoma de infección. Así como mantener la zona húmeda, sin secarla de forma correcta o no utilizar los productos adecuados de aseo.

¿Cómo debemos lavar los genitales?

higiene-masculinaSi eres hombre, debes lavar la zona del pene con abundante agua y jabón, poniendo especial atención a la zona del glande, sobre todo si tu miembro no está circuncidado. Por esto mismo, retira el prepucio y limpia bien esta zona que acumula secreciones. Una vez hecho esto, pasa a lavar la zona del perineo y después, la del ano.

Si eres mujer, debes lavar primero la zona de la vulva, luego el perineo y finalmente el ano. Utiliza abundante agua para los labios mayores y menores, pero nunca realices una ducha o lavado vaginal, ya que esto desequilibra la flora vaginal y provoca infecciones. Es conveniente utilizar un jabón de pH neutro, ya que de esta forma respetarás la acidez de esta zona.

Otro apunto a tener en cuenta: cada vez que se vaya al baño, limpiarse de delante hacia atrás, para evitar que las bacterias fecales se instalen en las demás partes de esta región.

 

Raquel Graña. Sexóloga y colaboradora de Sex Academy Madrid

Si te ha gustado, ¡comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on Pinterest