El misterioso P​unto G

punto g mujerSeguro os suena este término, pero no tenéis muy clara su ubicación, ni cómo funciona. En internet encontramos mil descripciones, pero no todas son correctas y nos ayudan poco a la hora de ponerlo en práctica. ¡Hoy resolveréis esta incógnita!

En este artículo responderemos a estas preguntas y algunas más y, como siempre, tenéis mi contacto para consultarme cualquier aspecto relacionado!

Vamos con lo más interesante:

¿Qué es el Punto G?

Para muchas personas, hombres y mujeres, este punto es todo un misterio y me atrevería a decir que es incluso un mito, pero en la anatomía sexual femenina, existe, fue descubierto por primera vez por Ernest G​räfenberg en los años 50.

Primero de todo aclarar que más que un punto en concreto, se trata de una área llamada también Zona G, ya que nos referimos a una área del interior de la vagina donde hay múltiples terminaciones erógenas. Al estimularla adecuadamente, proporciona mucho placer y sensaciones tan intensas que muchas mujeres al descubrirlo se dan cuenta de lo emocionante que puede llegar a ser nuestra sexualidad.

Solo se necesita exploración y autoconicimiento

Hay que tener en cuenta que cada cuerpo es distinto, y que en cada mujer encontramos una zona G diferente en cuanto a tamaño, tacto y sensibilidad, por lo tanto las sensaciones y el nivel de placer no tienen por que ser igual de intensos para todas.
Explorar esta zona no debe ser entendido como una meta para tener orgasmos pero sí que es recomendable conocer todo nuestro cuerpo. Cuanto más nos conozcamos más sentiremos que somos dueñas de nuestro cuerpo y con más seguridad lo mostraremos a nuestra pareja.

¿Dónde se encuentra?

puntog

Con este dibujo se aclaran las dudas sobre dónde se sitúa. A nivel anatómico sabemos que el clítoris no es sólo esa bolita que se ve a simple vista, tiene una área mucho más extensa alrededor y en el interior de la vagina. La zona G se encontraría en la parte superior de la pared vaginal, por debajo de la vejiga, a unos 3 o 4 cm de profundidad.

Al tacto, esta zona es más blanda y suave, contrasta con el resto de pared vaginal, y como se ha comentado anteriormente, en cada mujer esto varía. A veces es más gruesa, más o menos rugosa y se encuentra un poco más cerca de lo que representa el dibujo.

Lo que notamos al estimular esta zona es que de pronto tenemos ganas de orinar pero es muy placentero, por eso debemos seguir estimulando, para que el cuerpo se centre en esta sensación y acabemos en el auge del orgasmo.

Una recomendación para disfrutar de este momento y no tener dudas de lo que sentimos: orinar antes de la relación sexual, así sabréis con certeza que lo que ocurre es que estáis estimulando bien la zona, y podéis permitiros esta libertad de dejaros ir y disfrutar sin miedos.

¿Cómo se estimula?

Si lo que queremos es realizar una autoexploración inicial, es conveniente realizar un masaje o masturbación en la zona genital. Empezaremos estimulando el clítoris con un poco de lubricante y cuando estéis preparadas, colocáis los dedos corazón y anular en el interior de la vagina ligeramente curvados hacia arriba, el dedo meñique y el índice se quedan fuera, estimulando los labios exteriores e interiores, mientras la palma de la mano, roza el glande del clítoris.

Realizado movimientos circulares estimuláis tres áreas erógenas a la vez y el truco está en los dedos en el interior de la vagina, éstos tendrán un movimiento continuo de encorvar y estirar, como una ola u onda. Acordaros del lubricante, os ayudará a estar más cómodas y os resultará más sencillo sentir esas sensaciones

Si lo que queréis es jugar con vuestra pareja, ¡Os recomiendo este vídeo! Explica otras técnicas para masturbar a la chica desde la perspectiva de un chico, con lo que veréis qué podéis hacer para iniciar la estimulación de la Zona G, cómo introducir los dedos, qué sensación vais a tener y como podéis continuar alternando técnicas y movimientos para que la chica llegue al clímax y que no se preocupe de nada más que de disfrutar.

Os animo a probarlo primero solas. Escoged un lugar tranquilo, cómodo y cálido con luz tenue y velas aromáticas, una música relajante y calmada. Una vez hayáis conquistado vuestra zona G podeis compartirlo con vuestra pareja, como si se tratara de juego erótico, podéis incluso guiarla por las mejores zonas de vuestro cuerpo y comentarle en secreto qué es lo que os gusta más, dónde y cómo…

¡Tendréis una aventura sexual juntos!

 

Anna GarrigaAnna Garriga Martín. Psicóloga, especialista en terapia sexual y de pareja y colaboradora de Sex Academy Barcelona.

Si te ha gustado, ¡comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on Pinterest