Hoy hablamos de … SEXO ANAL

Este tipo de práctica va acompañada de tabús y de miedos, pero una vez se prueba, si os gusta ¡Vais a repetir! Si os pica la curiosidad en este artículo os explicaré qué es lo que vais a notar, qué pasos seguir para iniciaros en esta técnica sexual y cómo hacerlo de forma higiénica.

slap-activated-butt-light-thumb

El Sexo Anal, es una de las posturas más placenteras y sorprendentes que podemos añadir a nuestro repertorio sexual, pero es verdad que no todo el mundo se atreve a probarlo, ya sea por miedo a sufrir dolor, por vergüenza o por vivirlo como un tabú, aunque como en todo, no tiene por qué gustarte, pero os animo a experimentar poco a poco y descubrir hasta donde queréis llegar ya que sólo la experiencia os va a dar placer y diversión. El sexo anal consiste en utilizar la zona de los glúteos y del ano para los preliminares sexuales o para la penetración. Acordaros que la zona anal tiene infinidad de terminaciones erógenas que estimulando la zona con delicadeza y utilizando abundante lubricante produce unas sensaciones muy diferentes y sorprendentes, e incluso se puede llegar al orgasmo. 

¿Cómo puedes empezar a familiarizarte con esta práctica?


Primero, acostumbraros a acariciar toda esa zona, podéis hacerlo con las manos, de forma externa al ano, cómo si fuera un masaje, y si os animáis rodead el ano de tu pareja suavemente con un dedo. Utilizad siempre lubricante ya que así evitaréis irritaciones y molestias, también tened cuidado con las bacterias que lleváis en las manos, uñas y genitales, es recomendable asearos antes del sexo anal para evitar infecciones y transmisión de ETS. Pensad que cuanto más seguros os sintáis, más os vais a relajar y más placer vais a sentir.

bolas tailandesas

Una vez notéis que sí, que esa zona os da placer, os animo a seguir experimentando con la penetración primero de un dedo y poco a poco, dilatando con paciencia y
lubricante, introducís algún juguete erótico (bolas tailandesas: foto) o el pene.  Seguramente vais a sentir el reflejo de contraer el ano y los glúteos pero es totalmente normal, simplemente daros el tiempo de disfrutar y relajaros y que vuestra pareja os vaya escuchando para ir al mismo ritmo.

Estas situaciones unen a la pareja, se crea un vínculo mucho más íntimo y os convierte en un gran equipo en la cama, así, juntos rompéis a la vez las barreras de la vergüenza, el miedo y los tabús que reforzaran vuestra relación.

 

¿Qué miedos aparecen?

Tanto en chicos como en chicas la zona anal es estimulante y placentera, de hecho para ellos es una vía directa para estimular el punto G masculino que se encuentra en la pared anterior justo debajo de la próstata, y ésto, ¿¡Qué quiere decir??! Muchos hombres creen que esta zona es sólo para chicos homosexuales (como si no tuvieran los mismos órganos) o como si fueran a convertirse en menos varoniles, pero no hay mayor placer para un hombre que esta zona, y cuando lo prueban, quieren más.

En las chicas los miedos son a sufrir dolor, a tener alguna lesión o a verse en esa posición y sentir que están siendo penetradas en una zona muy poco sensual. También hay pensamientos como: “No me va a gustar y voy a hacer el ridículo”, “Me voy a asustar y va ser un rollo el momento en que le diga que pare”, “¿Cómo me verá él?”, “Le va a gustar también?”… Todo esto se irá disipando a la vez que seguís los pasos anteriores, siempre que haya una buena comunicación y se respeten los tiempos y los límites de la otra persona. El movimiento dentro-fuera puede ser doloroso si se hace con demasiada violencia o profundidad, por eso es importante prestar siempre atención al cuerpo y no dudar en lubricar en abundancia cuando se utilicen juguetes. Pero no es necesario llegar hasta el final, esta práctica como he comentado anteriormente, puede servir sólo de preliminar, y seguir con el sexo vaginal (habiendo cambiado el preservativo).

No hay reglas en el sexo siempre que haya respeto 

¿Beneficios?

Ya os he ido comentando algunos pero os dejo un resumen para que os quedéis con lo bueno:

  • Grado de intimidad muy alto en la pareja
  • Un orgasmo mucho más intenso y diferente al vaginal
  • El chico siente mucha más presión en el pene y es más placentero también para él
  • Nuevas sensaciones
  • Ampliar el abanico de placer de nuestra sexualidad
  • Mas herramientas para los preliminares
  • Alternativas al sexo oral, a la masturbación y al sexo vaginal
  • Complemento a los juegos eróticos
  • Auto-Conocimiento

Seguro que al leer este artículo te pica la curiosidad, ¡Atrévete! Sal de la monotonía y experimenta. Además, si sientes que te va a gustar SONRÍE, tienes la suerte de poder sentir mucho más que sólo optando por la penetración vaginal, tienes más posibilidades y alternativas de aumentar tu placer, cumplirás tus fantasías eróticas y las de tu pareja, y añadirás emoción a la relación sexual, tendrás más herramientas y recursos para salir de la rutina sexual ¡Es fuente de diversión asegurada!

 

 

Anna GarrigaAnna Garriga Martín. Psicóloga, especialista en terapia sexual y de pareja y colaboradora de Sex Academy Barcelona.

Si te ha gustado, ¡comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on Pinterest