Qué es la eyaculación precoz en realidad

Establecer los límites para hablar de eyaculación precoz es una cosa muy difícil. Normalmente los hombres que se quejan de eyaculación precoz se refieren al tiempo que tardan en llegar al orgasmo desde que empiezan la penetración. No suelen tener en cuenta si antes han sido estimulados de otra manera, como con sexo oral, masturbación, etc.

todo-sobre-la-eyaculacion-precoz-e1415136123885

Aunque cada caso es muy particular y debe ser estudiado a fondo para llegar a una buena conclusión, se suele hablar de eyaculación precoz cuando esta aparece tras menos de 1 ó 2 minutos de estimulación del pene… incluyendo el sexo oral, la masturbación y la penetración. Aun así, esta limitación es muy arbitraria. ¿Cómo decidimos si es demasiado pronto para llegar al orgasmo? Eso es algo que depende de cada uno, de sus expectativas, de su aprendizaje, de sus deseos… Hay que tener en cuenta una cosa muy curiosa: si una mujer tarda uno o dos minutos en llegar al orgasmo no es un problema ¡en absoluto! Se le dirá tiene suerte de tener esa facilidad y será objeto de admiración y envidia. En cambio, si eso le sucede a un hombre, es un problema.

Nadie se queja de tener eyaculación precoz si le masturban o le hacen sexo oral. Ningún hombre ha venido nunca a consulta por eso. Solo vienen cuando les sucede durante la penetración. Eso es debido a que al hombre se le atribuye la enorme responsabilidad de satisfacer a sus compañeras femeninas y llevarlas al orgasmo mediante la penetración. Lo cierto es que muchas mujeres no alcanzan el orgasmo únicamente con la penetración, y prefieren ser estimuladas con la mano o con la boca para ello.

Hay un indicador mejor que el tiempo para hablar de eyaculación precoz. Tiene que ver con la falta de sensación de control que mencionan muchos hombres. Sienten que descontrolan, que no pueden hacer nada por disminuir su excitación y disminuir el orgasmo. Muchos incluso no notan que el orgasmo está a punto de llegar, no tienen la llamada sensación preorgásmica y, por tanto, aunque quisieran, no podrían hacer nada para intentar retardarlo.

Estos casos no suelen ser muy habituales. Aun así, es realmente fácil trabajar con ellos y aumentar considerablemente su sensación de control sobre su placer. La falta de control suele venir, principalmente, de la angustia que les genera el tener que cumplir y quedar bien con sus amantes utilizando la penetración; por ello, lo primero que se hace es trabajar con esas ideas equivocadas.

Es curioso la cantidad de hombres que atiendo en la consulta que acuden para tratar de aumentar el tiempo que tardan el llegar al orgasmo durante la penetración… aun cuando sus compañeras sexuales les han dicho una y otra vez que ellas están contentas con ese tiempo, y que no es necesario que lo aumenten.

Ana-LombardíaAna Lombardía. Psicóloga, sexóloga y responsable de Sex Academy Madrid

Si te ha gustado, ¡comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on Pinterest