Reencontrarse con el sexo y los 5 sentidos

Con frecuencia, a causa de la prisa y la rutina, sin querer convertimos el sexo en una especie de trámite. Acabamos haciendo siempre las mismas cosas en el mismo orden, sin ver más allá, y lo que podría ser un excitante recital del erotismo acaba siendo un trámite casi mecánico.

La rutina (que no el tedio) tiene una ventaja: nos coloca en una zona de confort conocida y nos permite ser efectivos. Nos conocemos a nosotros mismos y conocemos a nuestra pareja, y por tanto aquello que hacemos es algo en lo que ya estamos bien entrenados y de cuyo buen resultado estamos seguros. Sin embargo, esto también tiene sus desventajas. Hacer siempre lo mismo puede llegar a ser aburrido, y cuando tenemos la certeza de saber exactamente qué viene a continuación el factor sorpresa desaparece.

Al final conocemos tanto el camino que dejamos de disfrutar del paisaje. Prestamos atención únicamente a lo que “toca” en ese momento de la consabida coreografía y poco a poco vamos olvidando cómo abandonarnos al instante, cómo disfrutar recreándonos en los diferentes detalles y en lo que estamos viviendo en ese momento. Por eso es interesante buscar alicientes que nos ayuden a centrarnos en el aquí y ahora, y uno de ellos es jugar a estimular los cinco sentidos. Aunque las posibilidades son muy variadas, he aquí unas sugerencias rápidas para ponerse a ello e ir encendiendo la curiosidad.

  • La vista es, con toda seguridad, el sentido más bombardeado en cuanto a sexo. Vallas publicitarias, banners, anuncios… queramos o no a nivel social el sexo y el erotismo nos entran por la vista. Sin embargo, ¿cuando tenemos sexo de estar por casa nos acordamos de mimar este sentido? Por desgracia a menudo no es así. Algo tan sencillo como ropa interior sexy o un ambiente diferente – velas, transparencias insinuantes… – pueden devolvernos la curiosidad.

Slide Sex Academy Barcelona

  • El tacto a priori podría parecer el sentido que va más bien servido a la hora de mantener relaciones sexuales, al fin y al cabo, lo que hacemos durante las mismas es básicamente eso: tocarnos, tocarnos y tocarnos.Si cambiamos la pregunta de qué hacemos por la de cómo lo hacemos (¿exploramos? ¿disfrutamos de las diferentes sensaciones sobre nuestra piel? ¿coleccionamos todos esos diferentes matices del tacto de nuestro amante?) las respuestas pueden llevarnos a ver que, quizá con el tiempo, hemos perdido buena parte de aquel deleite inicial por sentir y detenerse en cada rincón del cuerpo del otro. Una buena manera de reconectar con ello es, por ejemplo, dedicarle un momento tranquilo a descubrir y disfrutar del masaje erótico.

Masaje erótico

Nos quedan 3 sentidos, quizá los más “abandonados”: el olfato, el oído y el gusto. También para reconectar el sexo con ellos hay algunos consejos.

  • En cuanto al olfato la propuesta es bien sencilla: aprovecha que el olfato es un excelente gancho para recuperar recuerdos y estados emocionales, y vuelve a utilizar aquella loción o colonia que utilizabas al principio de la relación y que quizá ya no usas. Aprovechar el olfato para ambientar un poco un encuentro sexual también es una opción interesante y sencilla: incienso, velas perfumadas, cosmética erótica aromatizada…

velas aromáticas

  • El oído, aunque muchas veces lo tengamos un poquito desatendido, también puede ser un potente aliado. Aunque no a todo el mundo le gusta, poner un poco de música de fondo puede ser una forma muy interesante de crear ambiente y estimular el oído. Hay a quien le gusta la música relajante, quien prefiere canciones sexys e incluso quien se excita con una buena sesión de rock  como fondo; la cuestión es probar y ver qué es lo que os despierta algo en el dormitorio. Y aun si la música no es lo vuestro, no pasa nada, se pueden susurrar tantas cosas en un oído…

Susurros

  • Por último, aunque desde luego no el menos importante, nos queda el gusto. Si no queremos limitarnos a redescubrir los diferentes sabores de nuestra pareja, la variedad de productos para jugar con este sentido que podremos encontrar en las tiendas eróticas es enorme: pintura corporal comestible, lubricantes de diferentes sabores, preservativos saborizados, etc.

chocolate con fresas

 

¿Vosotros tenéis más trucos para “despertar” los sentidos y disfrutar más del sexo? Os esperamos en los comentarios, como siempre 😉

Eugenia Cames

Sexóloga y formadora en Sex Academy Barcelona

Si te ha gustado, ¡comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on Pinterest